Cada vez nos gusta más celebrar en casa una comida o cena con amigos o familia. En algunas de estas ocasiones estaremos con personas de nuestro círculo de confianza, por lo que las formalidades están de más. Pero también es posible que entre nuestros invitados haya personas a las que conocemos poco, con las que mantenemos menos relación o a las que queremos impresionar, no sólo por servirles un gran vino, sino también por hacerlo de la manera correcta.

Vino de Rioja Alavesa - Solar de Estraunza¿Cuántos sois?

Lo primero que debes tener en cuenta es cuántos comensales seréis. Calcula que consumiréis una botella cada cuatro personas, cómo mínimo; debes tener alguna/algunas botellas de más. Cambiar de vino en medio de una cena o comida es un detalle muy mal visto, incluso si solo cambias de añada.

La temperatura

Recuerda mantener el vino a la temperatura a la que debe servirse desde unas horas antes del inicio de la comida o cena.

Como ya sabéis, es muy diferente la temperatura de servicio de un vino blanco a uno tinto, y de un vino joven a un Gran Reserva.

El descorche es muy importante. El corcho debe salir de una sola pieza: es importante que se haya conservado con el grado de humedad que necesita para ello, pero también que uses un buen sacacorchos. Recuerda que el vino debe oxigenarse una vez descorchado, antes de ser servido, para alcanzar sus mejores cotas de sabor.

A disfrutar

Prueba el vino para darle el visto bueno antes de servirlo a tus invitados. Después, sólo queda disfrutar con los amigos de los platos que has preparado con mimo, con el acompañamiento de ese vino que potenciará los sabores. ¡Que aproveche!