Rioja Alavesa, la tierra en la que nace el vino

La Rioja Alavesa es un mar de viñedos bañados por sus múltiples bodegas y villas medievales. Sus suelos son de arcilla y caliza, su clima es suave y sus gentes son nobles y fuertes para trabajar este paisaje ubicado entre la Sierra de Cantabria y la vega del Ebro.

Su historia está inevitablemente ligada a la del vino, cuya implantación se relaciona con la llegada del Imperio Romano, de gran tradición viticultora y que construyó numerosas infraestructuras en la zona. Sin embargo, fue a finales del siglo XV cuando se produjo una fuerte expansión, convirtiéndose el viñedo, prácticamente, en monocultivo en la zona. Posteriormente, en 1560 los productores de vino de Rioja acordaron poner una etiqueta común a sus vinos con el objetivo de garantizar la procedencia de los mismos.

En esta época, los principales problemas para el comercio del vino eran la distancia hasta el mar y la conservación de los caldos, ya que la gran mayoría de ellos eran tintos jóvenes.

Sin embargo, este último problema fue solucionado gracias a los hermanos Quintano, científicos de Labastida, que durante el siglo XVIII se dieron cuenta de que las técnicas empleadas para los vinos de Burdeos eran las más apropiadas para envejecer los vinos. Fue así como comenzaron a conservar los vinos y, lo más importante, a exportarlos.

13.500 hectáreas de viñedos y alrededor de 250 bodegas

Uva Tempranillo | Rioja Alavesa

Uva Tempranillo | Rioja Alavesa

La Rioja Alavesa, formada por 15 municipios que aún conservan el encanto de las villas medievales, cuenta con alrededor de 12.000 habitantes, 13.500 hectáreas de viñedos, y cerca de 250 bodegas que elaboran alrededor de 100 millones de botellas de vino al año.

El 95% de los viñedos está asentado sobre suelo arcillo-calcáreo, que amortigua las lluvias tardías durante el período de maduración. Además, la Sierra de Cantabria le proporciona protección, aislándola del frío del Norte, y permitiéndole la disposición en pendientes orientadas al sur, lo que favorece una temperatura y pluviosidad típicamente mediterráneas que dan lugar a uvas de calidad superior. A pesar de que existen distintas variedades como la garnacha, la mazuelo o la graciano, la gran mayoría de los tintos se elaboran con uvas de la variedad tempranillo, y los blancos con viura.

Lapuebla de Labarca, déjate seducir

Rioja Alavesa - Lapuebla de Labarca

Lapuebla de Labarca

Bodegas Estraunza se encuentra ubicada en la localidad de Lapuebla de Labarca, municipio que nació como una necesidad de la villa de Laguardia, (situada a 6 kilómetros y de la cual fue barrio hasta bien entrado el siglo XVII), de disponer de un paso de barca que comunicara la Sonsierra del Reino de Navarra con Castilla, obteniendo esta ruta durante la época medieval, la categoría de Paso Real.

Es sin duda uno de los pueblos más jóvenes de Rioja Alavesa y recibe su nombre de esa barca con la que cruzaban el río y que, posteriormente, fue sustituida por un puente colgante de alambre, hasta que en 1939 se construyera el actual.

Situada a orillas del río Ebro, la localidad se encuentra en el extremo meridional del territorio histórico de Álava, asentada sobre una zona escarpada conocida como “El Risco”.

La belleza de su parte antigua, jalonada de casas de estilo renacentista con escudos de armas, la iglesia parroquial del siglo XVI dedicada a Nuestra Señora de la Asunción y la Casa Consistorial son sus principales atractivos junto con las impresionantes vistas que se pueden disfrutar desde la parte trasera del Ayuntamiento, donde se encuentra un mirador desde el que contemplar el río Ebro y los extensos viñedos de la zona.

La ruta del vino

Rioja Alavesa

La Ruta del Vino de Rioja Alavesa es un recorrido lleno de actividades durante todas las épocas del año que cuenta con el apoyo de las instituciones alavesas y vascas, y que pretende realzar un nuevo concepto de turismo.

El viajero podrá disfrutar de singulares experiencias en viñedos y bodegas, así como dejarse seducir por el paisaje de esta comarca o divertirse en los múltiples festivales especializados, fiestas populares y exposiciones.

Otro de los grandes atractivos turísticos de la Rioja Alavesa es su gastronomía, fiel a sus raíces y repleta de exquisitas recetas a base de legumbres, hortalizas y verduras, carnes y dulces.

La gran oferta de posadas, casas rurales, hostales y hoteles, junto con locales acogedores y llenos de encanto, harán de su viaje, una experiencia inolvidable.