El bloguero de la web Rioja alavesa, Julio Flor, ha realizado una interesante entrevista a nuestro gerente de Bodegas Estraunza, Iñigo Medrano

La entrevista está enmarcada dentro de la campaña de apoyo a la Candidatura a Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO del Paisaje Cultural del vino y el viñedo de La Rioja y Rioja Alavesa.

La entrevista:

600.000 kilos de Uva / 550.000 Botellas

El fundador de Bodegas Estraunza, Jesús Medrano, comenzó en 1964 llevando su vino a Bilbao en garrafones y pellejos, en camiones, vendiendo hoy el 80% de la producción en Bizkaia.

Me gusta decir que somos elaboradores y criadores de vino, aunque la gente nos conozca como bodegueros”, dice el hijo de Jesús, Iñigo Medrano, de Bodegas Estraunza.

Iñigo Medrano, en la vendimia

Iñigo recorre a lo largo del año las viñas de los agricultores a los que compra la uva para sus vinos

Compramos uva y elaboramos vino. No somos viticultores, por tanto. Tenemos unas viñas que controlamos en cierto sentido, pero esas viñas las llevan sus propietarios, los agricultores. Son siempre las mismas viñas y los mismos agricultores. Les marcamos algo su trabajo por medio del enólogo nuestro, pero son sus viñas”, dice Iñigo.

La bodega recibe unos 600.000 kilos de uva destinados a elaborar unas 550.000 botellas, siendo un 70% de vino de crianza y el resto vino joven.

El fundador de Bodegas Estraunza, Jesús Medrano, padre de Iñigo, comenzó en 1989 a llevar su vino a Bilbao en garrafones y pellejos, “lo que se estilaba por entonces”. Era vino de mesa sin etiquetar.

 

 

¿Cuáles son hoy vuestras etiquetas?

Nuestros vinos se llaman hoy “Solar de Estraunza”, “Blas de Lezo” y “Solar de Muskiz”.

¿Qué le llevó a tu aita a tomar esa iniciativa?

Mi padre es de Lapuebla de Labarca. El lleva desde joven en el negocio del vino en Bilbao, con vinos de mesa, sin etiquetar, garrafones, pellejos, lo que había por entonces. Empezó a llevarlos en 1964, a la antigua Alhóndiga de Bilbao. Lo tuvo muy claro: vio la apertura de mercados y la gran demanda de vinos de Rioja Alavesa que había en Bizkaia. De una manera más precisa, puede decirse que nuestra bodega nace en la zona de Bilbao donde reside mi padre, en la calle Estraunza. En esta bodega trabajamos hoy mi hermana y yo.

¿Qué opinión os merece la candidatura de UNESCO?

Nuestra primera Denominación de Origen (D.O.) la obtuvimos en 1989. Hoy nuestros vinos son reconocidos a nivel mundial. Pero el mero hecho de la Candidatura ya es muy importante en sí misma para Rioja Alavesa, y si la UNESCO nos otorga además el reconocimiento de Patrimonio Mundial al Paisaje del Vino y el Viñedo de Rioja Alavesa entonces esa será una gran noticia. No le veo nada negativo.

¿En qué momento dirías que se encuentra Rioja Alavesa?

Está en un buen momento a nivel general. Aunque se nota la crisis. Los mercados se están resintiendo tanto en Euskadi como a nivel nacional, bajando las ventas. Nosotros vendemos el 80% de la producción en Bizkaia. Un 5% va destinado a la exportación: Estados Unidos, Suiza y Alemania. Y el 15% restante a nivel nacional.

¿Crees que vuestra bodega irá a más?

Estamos bastante arriba ya, no lo sé. Tengo mis dudas de que Rioja Alavesa pueda aún ir a más. Pero seguiremos trabajando con el mismo entusiasmo.

¿Qué necesita Rioja Alavesa que hoy no tenga?

Apoyo tenemos bastante. Entusiasmo por seguir elaborando vino también. Conocimiento a nivel mundial, lo tienen. No sabría decirte.

¿Cuál es tu formación académica?

Yo tengo estudios básicos, y diferentes cursos de enología, si haberme titulado. La bodega la continuarán mis hijos, eso creo. Aún son adolescentes, pero pienso enviarles a formarse en el extranjero, sobre todo en idiomas.

No siendo campesino, ¿de qué manera contemplas el viñedo?

A lo largo de todo el año, tanto el enólogo de la bodega como yo vamos dando una vuelta por las viñas y vamos dando a los distintos agricultores nuestra opinión sin imponerla. Normalmente el agricultor se deja llevar por nuestros consejos. Le hablamos de la poda, de si hay que regar o no hay que regar, qué productos sanitarios hacen falta para atajar los peligros de alguna época del año, ese tipo de cosas.

¿Dónde está la mejor uva para el vino?

Aquí, sin duda. Aquí hay mejor uva que en La Rioja, por ejemplo. La mejor uva está entre el Ebro y la Sierra de Cantabria, es decir que también en La Rioja Alta tienen tan buena uva como nosotros.

¿En qué proyecto estás poniendo ahora toda tu energía?

Lo tengo claro. Queremos ser capaces de exportar más vino al extranjero. De momento queremos llevar hasta el 50% de nuestra producción.